Miercoles 22 de Noviembre de 2017. República Argentina.

A a Lic. Gabriela Lattuca

Se hizo mucho, pero seguimos construyendo el Cambio‏

<
>
Desde el 2003 se hizo mucho en términos de políticas de derechos
humanos, siendo específicamente el ámbito de GÉNERO el que más
transformaciones y cambios ha manifestado

Sobre todo en esta última década, la ley nacional 26485 de protección integral de la mujer (2009) nos posibilita mirar críticamente nuestra realidad social y reflexionar sobre el maltrato , la violencia y la discriminación de la mujer en todos los ámbitos que interactúa.-

Si hablamos de avances mencionamos la reforma del artículo 80 del Código Procesal Penal que prevé en casos de femicidios , la Reclusión Perpetua a quien fuese el autor de la muerte de una mujer como así también en tiempos recientes la implementación del botón anti-pánico como instancia de prevención ante posibles casos de femicidios

El gran desafío es que todos los sectores de la sociedad civil puedan sensibilizar e intervenir sobre aquellas prácticas culturales que denigran, difaman y humillan a la Mujer a través de políticas públicas específicas a mediano y largo plazo.-

En este sentido los medios de comunicación cumplen un rol fundamental cuando aceptan y acompañan esta necesidad de cambios y transformaciones necesarias en el paradigma vigente donde predomina una cultura machista y a veces de discriminación encubierta hacia el género.-

El lenguaje comunicacional en temáticas vinculado a la violencia debe ser coherente en relación a la información que se proporciona y contribuir en ese cambio cultural aceptando el desafío de priorizar la perspectiva de los derechos humanos ante todo.

Merece un capítulo aparte, la preocupación sobre qué manera se naturalizo la violencia en ámbitos tan sensibles como la integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial

Fundamentalmente aquella violencia expresada en los medios de comunicación (violencia mediática) que atenta contra el libre ejercicio de la mujer en su imagen pública y que termina perjudicando y dañando la integridad moral de esa persona y su grupo familiar.

Aquellas mujeres que desempeñamos funciones públicas y de marcada exposición en los medios tenemos la gran responsabilidad de concientizar a la comunidad sobre la importancia de repudiar todo acto que por acción u omisión pueda acentuar las desigualdades sociales existentes.

Nuestro compromiso es garantizar y seguir trabajando en construir una vida sin violencia y sin discriminación.-

Agregar comentario

Su nombre: Comentario:

Encontr este widget en www.argentina.ar

ENCUESTA

A cuál de estas nuevas gestiones le tiene Ud. más fé?



Ver resultados | Otras encuestas